Enseñándole Reglas de Convivencia a tu Cachorro

PERROS

  • 24 Nov, 2020
  • 5 minutos de lectura
  • 24/11/2020
  • 5 minutos de lectura

Enseñándole Reglas de Convivencia a tu Cachorro

¿Hay un nuevo cachorro en la casa? Aquí algunos consejos útiles para que le enseñes lo básico a tu cachorro:

¿Dónde está el baño?

Es importante ofrecer el agua y la comida en el mismo lugar, preferentemente  en una zona periférica de la casa (ej: cocina, patio). Si la comida coincide con nuestro almuerzo/cena, deberíamos comer primero nosotros, y luego el cachorro. Estas dos cosas (lugar y momento de la alimentación), le marcarán al cachorro que nosotros somos los líderes de la manada, y que debe obedecernos.
Los cachorros son como los bebés: van al baño cuando tienen ganas, sea donde sea. Dentro de los 15-20 minutos después de comer, después de una siesta, o de tomar agua, el cachorro seguramente quiera hacer sus necesidades. Entonces, en ese momento los podemos guiar hacia el lugar donde nosotros queremos que sea “su baño”, esperar a que hagan pis o caca, y recompensarlo con mimos y caricias. Esto último funciona como un refuerzo positivo a dicho comportamiento: le dice al cachorro que está bien “ir al baño” en ese lugar.

New call-to-action

¿Dónde y cuándo se come?

Es importante ofrecer el agua y la comida en el mismo lugar, preferentemente  en una zona periférica de la casa (ej: cocina, patio). Si la comida coincide con nuestro almuerzo/cena, deberíamos comer primero nosotros, y luego el cachorro. Estas dos cosas (lugar y momento de la alimentación), le marcarán al cachorro que nosotros somos los líderes de la manada, y que debe obedecernos.

Reglas de convivencia (cachorro)

¿Dónde duermo?

A pesar de que nosotros amemos a nuestro cachorro y queramos dormir junto a él, para una buena convivencia (sobre todo a futuro), el perro no debería dormir en nuestra habitación; mucho menos arriba de nuestra cama. Debemos proveerle una cama/cuna/colchoneta propia, alejada de las zonas más importantes de la casa (las habitaciones). Esto le indicará al perro qué estrato social ocupa dentro la familia (“su manada”), lo hará más sumiso y obediente, y evitará problemas de comportamiento (como agresividad territorial) cuando sea más grande.

El perro es una mascota social, y como tal, necesita reglas básicas para poder seguir y sentirse contenido dentro de lo que él conoce como su manada.

Si carece de estas reglas, puede sentirse perdido, frustrarse, y tornarse agresivo.

¡No lo permitas!