Desmitificando mitos de la esterilización en mascotas

SALUD Y PROTECCIÓN

  • 17 Dic, 2020
  • 5 minutos de lectura
  • 17/12/2020
  • 5 minutos de lectura

Desmitificando mitos de la esterilización en mascotas

Tal como se ha planteado en incontables ocasiones, la esterilización evita que un mayor número de perros y gatos producto de la reproducción indeseada sean abandonados en las calles. Además, se ha comprobado que ese método humanitario de control canino incrementa la salud y esperanza de vida de las mascotas a las que se les practica desde temprana edad. A pesar de ello muchos son los mitos que aún prevalecen alrededor de este tema y que impiden, muchas veces, que nos demos cuenta de los grandes beneficios de éste método.

Algunos de los mitos que podemos desmitificar con facilidad son:

Nuestra mascota necesita una camada de cachorros para sentirse realizada

El origen de esta idea es el concepto anticuado de la psicología humana de que las mujeres necesitan tener un bebé para sentirse “realizadas”. Sin embargo no existe ninguna evidencia médica de que nuestras perritas o gatitas tengan la necesidad de tener descendencia.

Dilema de esterilizar a mi mascota (cachorros)

Mi mascota engordará

Esta idea nace por la tendencia que tienen las mascotas esterilizadas a ganar peso, sin embrago esto puede controlarse fácilmente prestando atención a la dieta y al ejercicio, especialmente en las razas con tendencia a la obesidad.

Afectará la “personalidad” de mi mascota

Debido a que la esterilización se utiliza en algunos casos para controlar problemas de conducta, muchos propietarios piensan que su mascota se hará “neutral” y perderá su personalidad. Y si bien, la personalidad se basa en el efecto de las hormonas sexuales y la esterilización puede calmar a una mascota excitada y reducir su agresividad, ésta no influye en la verdadera personalidad de la mascota.

Será menos perro

Algunos propietarios, generalmente hombres, están preocupados porque su perro pierda su “hombría”. Algunos incluso llegan a decir que su perro está triste debido a la castración. Sin embargo estas actitudes reflejan las propias preocupaciones humanas. Actualmente ya no es motivo para no castrar a nuestros perros, ya que existen métodos químicos muy eficientes para evitar la reproducción de nuestro can sin que se retiren sus testículos, resolviendo la preocupación del dueño y del perro.

dilema de esterilizar a mi mascota (castración)

Es estupendo para los niños de la casa ver de dónde vienen los bebes

Argumentando esta idea con que los niños deben experimentar los procesos de la vida de primera mano, y esto, puede ser un punto a debatir, ya que si bien es una gran experiencia para la mayoría de los niños, por otra parte supone que debemos encontrarles dueños cariñosos, cuidadosos y sobre todo responsables a cada uno de los cachorritos, además del sorprendente gran gasto de temo y dinero.

Podemos conseguir algo de dinero con la camada

Esta idea implica una falta total de responsabilidad. Además no todas las gestaciones se desarrollan sin problemas, las camadas pueden ser pequeñas y los costos para mantenerla pueden ser más alto de lo esperado. Además como ya se mencionó debemos buscar propietarios responsables para cada bebe.

New call-to-action

La castración es muy cara

Muchos de los propietarios de perros y gatos no realizan este procedimiento ya que se fijan solo en el costo y no en los beneficios. Los beneficios de esterilizar a nuestra mascota ahorrándonos gastos incluyen: que se trata de un procedimiento único, no existen riesgos de próximas gestaciones, así que eliminaremos gastos relacionados con las gestaciones y las camadas de perritos o gatitos no deseados; además esterilizar a nuestras perras y gatas a edades tempranas disminuye en gran proporción el riesgo de que nuestra fiel amiga presente tumores mamarios y elimina el riesgo de infecciones uterinas como la piometra.

Tanto en el Distrito Federal como en el interior de la República Mexicana, se realizan múltiples esfuerzos por llevar a cabo campañas de esterilización, así que acude a tu administración de salud o asociaciones protectoras para pedir información de lugares donde puedas esterilizar a tu mascota. Y como primer opción visita a su Médico Veterinario para que te asesore sobre este procedimiento.