7 Mitos Sobre Las Garrapatas

SALUD Y PROTECCIÓN

  • 27 Ago, 2020
  • 5 MIN READ
  • 27/08/2020
  • 5 MIN READ

7 Mitos Sobre Las Garrapatas

Las garrapatas son unos parásitos peligrosos cuya existencia entera depende de pegarse a seres vivos que respiran, como tu perro, tu gato o tu familia, y de consumir sangre para la alimentarse. Parece que estamos hablando de una especie de vampiros, ¿cierto? Quizás esa sea la razón por la que estas criaturitas están rodeadas de tan variados mitos: las personas suelen crear y compartir historias falsas cuando les da miedo entender a fondo y enfrentar el peligro en cuestión. Si has vivido la desagradable experiencia de lidiar con las garrapatas, entonces sabrás que las garrapatas no son criaturas que se puedan pasar desapercibidas. Cuanto más las conoces, más fácil será entender por qué debemos evitar las garrapatas a como dé lugar.

Mito #1: Todas las garrapatas son iguales.

A nivel mundial hay aproximadamente 899 especies diferentes de garrapatas. Las garrapatas se dividen en dos grupos: garrapatas duras y garrapatas blandas. Las garrapatas duras se llaman así porque tienen un escudo duro detrás de las piezas bucales y la forma de una semilla plana. Las garrapatas blandas no tienen una cubierta dura y tienen forma de pasas, aunque se pueden confundir fácilmente con las garrapatas duras adultas bien alimentadas, que también parecen una pasa gris pero gorda. Aunque todas las garrapatas representan un problema, las garrapatas duras son el tipo de garrapata que tú, tus amigos o tu familia se pueden encontrar. La garrapata marrón del perro se puede encontrar en todo el mundo, junto con la garrapata americana del perro o garrapata de madera, la estrella solitaria o Lone Star, o la garrapata de patas negras, que son nativas de Estados Unidos, son garrapatas duras que representan una amenaza grave una vez que se pegan y empiezan a alimentarse.

Mito #2: Las garrapatas no pueden sobrevivir en el interior por periodos largos.

La garrapata marrón del perro, también conocida como garrapata canina marrón, logra sobrevivir en casas y departamentos. El ciclo de vida de la garrapata café del perro es diferente al de todas las otras garrapatas porque puede sobrevivir y habitar las casas. Lo anterior quiere decir que la garrapata marrón del perro puede estar presente y activa en climas fríos, aunque prefiera climas cálidos. La garrapata marrón del perro suele encontrarse en casas para perros u hogares con perros. Esta garrapata se esconde en grietas, detrás de los calentadores, abajo de alfombras o tapetes y muebles, y en cortinas y paredes. Una vez que se alimenta, la hembra puede poner hasta 5,000 huevos.

interior garrapatas en perros mitos

Mito #3: Las garrapatas sólo transmiten la enfermedad de Lyme.

La lista de enfermedades que transmiten las garrapatas es extensa. Además de la enfermedad de Lyme, las garrapatas pueden transportar y transmitir Anaplasmosis, Ehrlichiosis, Babesiosis, Bartonelosis Canina, Hepatozoonosis Canina Americana, Citauxzoonosis, Micoplasmosis Hemotrófica y Fiebre de las Montañas Rocosas, entre otras. Podría haber más de 100 infecciones conocidas transmitidas por garrapatas. El riesgo de infección no se limita a perros y gatos: tú y tu familia también podrían estar en riesgo. Los signos y síntomas iniciales de las enfermedades transmitidas por garrapatas son parecidos en animales y humanos: letargo, fiebre, pérdida de apetito, dolor en las articulaciones, debilidad, y estas enfermedades pueden escalar y rápidamente complicarse. Por eso es esencial proteger a tu perro, gato, a ti misma y a tu familia de las garrapatas. Se necesita un tiempo para que una garrapata transmita una enfermedad, incluso hasta 48 horas para que una garrapata infectada transmita la enfermedad de Lyme, por ejemplo. Las garrapatas pueden transmitir más de una enfermedad por alimentarse una sola vez durante varios días.

Mito #4: si no la veo, no pasa nada.

Algunas garrapatas son tan chiquitas que no se puede ver. Aunque lo anterior siempre representa un gran problema, el problema se agrava aún más cuando la garrapata desaparece. Después de alimentarse y aparearse, las garrapatas hembra adultas abandonan a su huésped y ponen huevos. Cada una de las diferentes especies de garrapatas pone distinto número de huevos, pero ese número suele contarse por los miles. Más adelante esos huevos se convertirán en larvas y ninfas, antes de convertirse en garrapatas adultas.

New call-to-action

Mito #5: Las garrapatas caen de los árboles directamente sobre las mascotas.

Las garrapatas no pueden correr ni brincar, pero eso no quiere decir que caigan de manera aleatoria sobre su anfitrión. Las garrapatas viven en áreas húmedas y sombreadas. Suelen pasar el tiempo en pastos altos y follaje bajo esperando a que pase una posible víctima. Cuando perciben la vibración, el calor y el dióxido de carbono de un huésped, extienden sus dos patas delanteras para pegársele al animal que va pasando. Esto pasa a menudo cuando un animal o persona se restriega en un pasto alto, hojas caídas o bajas y arbustos. Una vez que una garrapata se pega a un huésped, encuentra un lugar que le guste para alimentarse y, por lo general, puede consumir la sangre sin que el huésped se dé cuenta.

Mito #6: Las garrapatas son un problema exclusivo de climas cálidos.

Las garrapatas pueden sobrevivir todo el año. Cuando la temperatura baja y las garrapatas se encuentran afuera, se entierran, se esconden en cobertizos, bajo el piso o en los cimientos de las casas para hibernar. Tan pronto como la temperatura sube sobre el punto de congelación, salen de la hibernación en busca de alimento. Piensa que cuando sale el solecito y te dan ganas de salir a pasear al perro al parque en un cálido día de invierno, tú y tu mascota no son las únicas criaturas que quieren salir a jugar; las garrapatas también. Además, las garrapatas que viven en la casa, como la garrapata marrón del perro mencionada anteriormente, se mantienen activas en el interior 24/7, los 365 días del año.

Mito #7: Las mascotas que viven adentro no necesitan protección contra las garrapatas.

Como todos los otros mitos que estás leyendo, esto no es verdad. Las garrapatas pueden adherirse fácilmente a una mascota que vive adentro, como por ejemplo un gato. Aunque las garrapatas suelen pegarse e inmediatamente comienzan a alimentarse, también pueden adherirse y lograr entrar a la casa en la ropa o los zapatos enlodados. Una vez que una garrapata entra a tu hogar, buscará sin descanso un huésped. La supervivencia de la garrapata depende de consumir sangre.

Entonces, ¿qué puedes hacer para evitar que te ataque una garrapata? Existen tratamientos efectivos que evitan que las garrapatas se conviertan en uno de los accesorios de tu perro o gato. Platica con el Médico Veterinario de tu mascota sobre la forma en que Bravecto® ofrece una protección duradera contra las garrapatas. Cuando una garrapata intenta consumir la sangre de un animal protegido por Bravecto®, la garrapata muere en el intento. Esto significa que se pueden prevenir a todas las enfermedades graves que una garrapata infectada puede transmitir en una sola mordida. Puedes ganarles la batalla a estos molestos parásitos protegiendo de forma preventiva a tus amigos peludos.