¿Qué está molestando a tu perro? Enfermedades caninas más comunes transmitidas por parásitos

Sin categoría

  • 4 Ago, 2021
  • 5 minutos de lectura
  • 04/08/2021
  • 5 minutos de lectura

¿Qué está molestando a tu perro? Enfermedades caninas más comunes transmitidas por parásitos

Si tienes perro, probablemente estás de acuerdo en que los perros ofrecen una boconada de aire fresco; consiguen que salgamos de casa varias veces al día, algunos días puede ser difícil saber quién está manejando a quién, pero todos estamos de acuerdo en que el aire fresco y el sol pueden hacer que cualquier alma se sienta mejor. Un paso importante es asegurarse que, cuando lleves a tu mejor amigo afuera, esté protegido de los parásitos que podrían morder o agarrarse a su piel y pelaje, estos pequeños parasitos pueden causar estragos en su mundo.

De igual manera, los parásitos transmiten algunas enfermedades  desagradables y al mismo tiempo peligrosas. Los cambios climáticos, con temperaturas más cálidas e inviernos más suaves en muchas zonas, contribuyen a este riesgo al facilitar que los parásitos transmisores de enfermedades sobrevivan durante más meses del año y en áreas menos cálidas. Además, hoy en día viajamos más por todo el mundo con nuestros perros, recogiendo y trasladando enfermedades a nuevas áreas. Tómate unos momentos para armarte con conocimiento que puede proteger a tus amigos peludos, a tu familia y a ti.

Gusano del corazón en perros

Algunos mosquitos en ciertas regiones cálidas y húmedas, pueden transmitir el gusano del corazón a los perros. Por lo tanto, esta enfermedad canina tiende a ser común en áreas con abundantes mosquitos, en muchas partes del mundo. La enfermedad del gusano del corazón (o Dirofilariasis) es causada por un parásito que puede infestar a cualquier perro, independientemente de la edad o el sexo, aunque tardan unos meses en desarrollarse y no se encuentran en perros muy jóvenes. Los gusanos del corazón adultos viven en la sangre del perro, particularmente en su corazón y los vasos sanguíneos adyacentes. Pueden crecer hasta 10-30 cm de longitud, alcanzar la maduración un año después de la infección y vivir durante aproximadamente 5-7 años. Los gusanos del corazón adultos se reproducen liberando microfilarias, en la sangre del perro. Cuando un mosquito hembra pica a un animal infectado, chupa sangre que contiene  microfilarias que se desarrollan dentro del mosquito y cuando este pica a otro perro, le transmite las microfilarias.

Los perros infectados pueden no mostrar signos clínicos en las primeras etapas de la enfermedad. Una vez que la enfermedad progresa y los gusanos adultos se han desarrollado en los vasos sanguíneos, los signos de la enfermedad del gusano del corazón como tos, dificultad para respirar, letargo, fatiga, pérdida de apetito y peso pueden llegar a presentarse, sin embargo, al no ser signos exclusivos de esta enfermedad, no son suficientes para establecer un diagnóstico.

Los gusanos del corazón en los perros son un parásito potencialmente mortal. Cuanto antes se detecten y traten, mejores serán las posibilidades de que tu perro se recupere con menos complicaciones. Los gusanos del corazón en los perros afectan al corazón al restringir el flujo sanguíneo y pueden causar daño a otros órganos internos. El corazón puede agrandarse y debilitarse debido al aumento de la carga de trabajo, por lo que puede desarrollar insuficiencia cardíaca. Si no se trata, la enfermedad puede ser mortal. Tu Médico Veterinario te dirá que prueba (s) necesita hacer para detectar si tu perro tiene gusanos del corazón. Es posible que se requieran pruebas adicionales, como radiografías de tórax, análisis de sangre y un ecocardiograma (ultrasonido de corazón), para confirmar el diagnóstico, evaluar la gravedad de la enfermedad, su progresión en etapas posteriores y determinar el mejor plan de tratamiento para tu perro.

Enfermedades por parásitos

Babesiosis en perros

Algunas garrapatas pueden transmitir Babesia spp (Babesiaspp va en itálicas) un tipo protozoarios (parásitos) que provocan la Babesiosis. Este parásito infecta los glóbulos rojos, lo que podría manifestarse con a letargo, falta de apetito, fiebre, anemia hemolítica (donde los glóbulos rojos del perro son destruidos), ictericia (coloración en piel y mucosas) y pérdida de peso. Se necesitan pruebas específicas, que incluyen análisis de sangre, para confirmar el diagnóstico. El tratamiento puede ser intensivo y se pueden requerir transfusiones de sangre.

Leishmaniosis en perros

Ciertos tipos de moscas de arena, también conocidas como flebótomos o moscas jején, pueden picar y transmitir el parásito protozoario Leishmania a los perros. La Leishmaniasis es una enfermedad grave presente en gran parte de América Latina y el Caribe, el sur de Europa, partes del norte y el este de África, así como el Oriente Medio y Asia. En Italia, por ejemplo, se estima que esta enfermedad afecta a más del 17% o alrededor de 1,2 millones de perros domésticos.

Incluso si no vives en estas áreas, pero las visitas con tu perro, existe el riesgo de transmisión. Es importante saber que la Leishmaniosis es una zoonosis. Es, por tanto, una enfermedad que puede transmitirse a los humanos. Esto significa que, a través de la picadura de la mosca de la arena infectada, tú también podrías verte afectado.

La Leishmaniosis afecta a los órganos internos y la piel del perro. Podrás notar lesiones en la piel, pérdida de peso, cansancio, descamación, pérdida de pelo, crecimiento anormal de las uñas, sangrado nasal o agrandamiento de los ganglios linfáticos. Tu Médico Veterinario tendrá que realizar varias pruebas diagnósticas específicas para confirmar la infección.

La buena noticia es que es posible prevenir la Leishmaniosis con las medidas adecuadas: es esencial proteger a los perros sanos de la infección, para reducir la diseminación de la enfermedad de los perros infectados a otros perros o incluso a los seres humanos. La lucha contra la diseminación de la enfermedad se basa en dos factores principales: la protección contra la picadura del flebótomo y la vacunación en los países donde la enfermedad es endémica (que está presente de forma regular en la región) y que a la vez cuentan con una vacuna.

New call-to-action

Enfermedad Borreliosis de Lyme en perros

Borreliosis, comúnmente conocida como la enfermedad de Lyme, se produce por una bacteria que transmiten las garrapatas de los ciervos, hacia los perros, gatos e incluso humanos. Los signos pueden incluir fiebre, pérdida de apetito, dolor e inflamación en articulaciones y fatiga. Es importante considerar que los signos pueden no desarrollarse durante varios meses después de una picadura de garrapata. Las personas que son picadas por una garrapata infectada pueden desarrollar eritema migrans, una erupción roja que se extiende y se asemeja al patrón de un “tiro al blanco”. Esta erupción no se ve fácilmente en animales.

Anaplasmosis en perros

La Anaplasmosis es una enfermedad provocada por al menos dos tipos de bacterias, Anaplasma phagocytophilium y Anaplasma platys (ambas bacterias en itálicas). Dichas bacterias pueden ser transmitidas por las garrapatas de los ciervos o común (Ixodes Ricinus), y las garrapatas. Las garrapatas de patas negras Ixodes scapularis (itálicas) e Ixodes pacificus (itálicas) son las que pueden transmitir Anaplasma phagocytophilum (itálicas). Esta enfermedad afecta a los glóbulos blancos en perros, gatos y humanos. La fiebre, el letargo, la pérdida de apetito, el dolor en las articulaciones y la rigidez pueden aparecer 1-2 semanas después de la infección. Anaplasma platys (itálicas) puede ser transmitida por la garrapata marrón del perro Rhipicephalus sanguineus (itálicas). Esta enfermedad bacteriana causa una disminución en el recuento de plaquetas en perros. Además de los signos clínicos anteriores, algunos animales también pueden presentar hematomas (moretones) y sangrado debido a la disminución de plaquetas.

Ehrlichiosis en perros

La ehrlichiosis es una enfermedad bacteriana transmitida a perros, gatos y humanos por varias garrapatas, incluyendo la garrapata canina marrón (Rhipicephalus sanguineus) y la garrapata de estrella solitaria (Amblyomma americanum). Esta enfermedad puede generar signos similares a los de la gripe (fiebre, fatiga, dolor en las articulaciones, vómitos, diarrea) generalmente dentro de una a tres semanas después de la picadura de una garrapata infectada. Al igual que con la Anaplasmosis, los trastornos hemorrágicos también pueden ocurrir en perros afectados.

Fiebre de las Montañas Rocosas en perros

Esta enfermedad es relativamente común en ciertas regiones de USA, afecta principalmente a perros y es provocada por una bacteria llamada Rickettsia rickettsii. Se transmite a los perros por varias garrapatas diferentes, incluyendo la garrapata de madera (Dermacentor variabilis) y la garrapata de madera de las Montañas Rocosas (Dermacentor andersoni). Los seres humanos pueden infectarse de una picadura de garrapata o después del contacto con sangre, líquidos linfáticos o excreciones al intentar quitar las garrapatas de sus perros o ellos mismos. Los signos se desarrollan dentro de cinco a diez días posteriores a la exposición. Incluyen fiebre, pérdida de apetito, agrandamiento de los ganglios linfáticos, inflamación de las articulaciones, tos o dificultad para respirar, dolor abdominal, vómitos, diarrea e inflamación de la cara o las extremidades. En casos severos, se pueden ver manchas planas, perfectamente redondas de color rojo morado en los revestimientos de los párpados y la boca. Estas manchas son causadas por sangrado debajo de la superficie del tejido. Se pueden observar signos de daño del sistema nervioso, como estados mentales alterados y aumento de la sensibilidad de la columna vertebral. Entre el 1% y el 5% de los perros con fiebre de las Montañas Rocosas mueren a causa de la enfermedad.

Enfermedades transmitidas por parásitos en mascotas

Cómo proteger a tu perro de estas enfermedades

Estos bichos diminutos pueden tener un impacto significativo! Es por eso que es tan importante tomar las precauciones necesarias para proteger a tu amigo peludo en todo momento. Habla con tu Médico Veterinario sobre las maneras de prevenir la transmisión de las enfermedades de perros a través de mosquitos, garrapatas, y las picaduras de flebótomos. El control adecuado de estos parásitos externos de forma preventiva es vital y debe mantenerse durante todo el año para reducir el riesgo de infección que podría causar daños graves a nuestros amigos de cuatro patas y a nuestra familia.