Los verdaderos datos sobre la temida bola de pelo

SALUD Y PROTECCIÓN

20 Jun, 2022

6 minutes

Por mucho que ames a tu gato, probablemente haya al menos una cosa de la que puedas prescindir: bolas de pelo. El sonido de tu amigo felino con nauseas o atragantándose puede ser desconcertante, pero cuando tu gatito finalmente escupe esa masa de aspecto aterrador justo en tu piso, es bastante repugnante. La verdad es que, por desagradable que sea para ti, ¡tampoco es tan bueno para tu gato! Si quieres saber más, sigue leyendo para conocer todos los datos que necesitas saber sobre la temida bola de pelo.

¿Qué es una bola de pelo?

El término técnico es tricobezoar, pero como quiera que lo llames, una bola de pelo es una acumulación de pelo no digerido, humedecido por la bilis y otros fluidos digestivos. De hecho, una bola de pelo rara vez tiene forma de bola, pero generalmente es delgada y cilíndrica, más como un cigarro o una salchicha, esa forma se debe que al pasar a través del estrecho tubo del esófago de tu gatito, hasta que puede sacarlo.

No es raro que un gato vomite una bola de pelo cada semana o dos, según los Médicos Veterinarios.

¿Cómo se desarrollan las bolas de pelo?

Lo más probable es que hayas visto a tu gato acicalándose. Cuando los gatos se acicalan, tragan una gran cantidad de pelo muerto a medida que se suelta. Su lengua áspera, que hace un trabajo tan impecable para mantenerlo limpio, es también lo que impulsa el cabello no digerible por sus gargantas y hacia su estómago. Si bien la mayor parte de este pelo eventualmente pasa a través del tracto digestivo y se excreta en la caja de arena, gran parte permanece en el estómago y se acumula gradualmente en un grupo húmedo, conocido cómo: la bola de pelo.

¿Hay gatos más propensos a las bolas de pelo?

Los gatos de pelo largo, como los persas, parecen ser más susceptibles a las bolas de pelo, simplemente porque tienen más pelo que sus primos de pelo corto. Las bolas de pelo pueden ser más comunes cuando el clima es cálido, ya que los gatos tienden a deshacerse de sus abrigos de invierno más pesados. Algunos gatos también tienden a acicalarse naturalmente con más frecuencia que otros, lo que los hace más propensos a sufrir bolas de pelo.

¿Son las bolas de pelo un problema de salud para mi gato?

Una vez más, traer una bola de pelo cada semana o dos, no es nada preocupante. Sin embargo, si ves o escuchas a tu gato tener nauseas, sin producir realmente una bola de pelo, debes hablar con tu Médico Veterinario. Otros signos a tener en cuenta son la somnolencia, pérdida de apetito y estreñimiento. Estos podrían ser indicativos de que, en lugar de que la bola de pelo sea expulsada, esta misma ha pasado del estómago al intestino y potencialmente está creando un bloqueo en algún lugar del tracto digestivo. También es posible que las náuseas improductivas frecuentes puedan indicar de una dolencia respiratoria y nada que ver con una bola de pelo en absoluto.

También debes hablar con tu Médico Veterinario si ves que el número de bolas de pelo comienza a aumentar, o si notas que tu gato se acicala con más frecuencia de lo habitual. Esto podría ser el signo de un problema con su pelo más serio, como las pulgas, para la cual necesitarás buscar atención médica veterinaria.

Para diagnosticar una posible obstrucción intestinal, tu Médico Veterinario realizará un examen físico, se realizará un análisis de sangre para verificar la funcionalidad del hígado y los riñones, y es posible que deba realizar pruebas diagnóstico como una ecografía o una radiografía. Tu Médico Veterinario también le gustará saber las historias de las bolas de pelo de tu amigo felino.

¿Cómo puedo prevenir las bolas de pelo?

Hay algunas maneras que los expertos recomiendan para manejar las bolas de pelo y sus posibles complicaciones.

  1. Aseo. Si puedes acostumbrar a tu gato a las sesiones regulares de cepillado, están serán una buena manera de reducir la cantidad de pelo suelto que tu gato ingerirá a través del autoaseo. Recuerda, el cepillado no evitará que tu felino peludo se arregle a sí mismo, pero puede ayudar, ¡y tiene el beneficio adicional de ser una actividad de unión para ti y tu amigo! Por supuesto, si tu gato se resiste al cepillado, puedes llevarlo a tu Médico Veterinario de confianza para un corte de pelo una o dos veces al año, lo que también es útil.
  2. Tratamientos. Puedes darle a tu gato un tratamiento para prevenir las bolas de pelo de gato por vía oral una o dos veces por semana, sin embargo, es mejor preguntarle a tu Médico Veterinario para valorar cual es la mejor solución para tu gato. Por otro lado, la elección de alimentos en general es importante para reducir las bolas de pelo. Puedes buscar alimentos que sean naturalmente altos en fibra porque ayudan a mover el pelo a través del sistema digestivo de tu gato.
  3. Mantener los pisos limpios. Artículos como hilos, clips de papel, o pelos, por ejemplo, son lo suficientemente pequeños como para que tu gato los trague y pueden ser peligrosos si se ingieren.

Por mucho que no te guste ver a tu gato eliminando una bola de pelo, las cosas más efectivas que puedes hacer es tomar medidas para controlar la producción de bolas de pelo y, lo más importante, prestar atención y siempre consultar con tu Médico Veterinario.


RECOMENDADO

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR